30 jun

NO ES FÁCIL LLEGAR AL PAÍS DE LOS KAFIRES

Alventus Viaje al País de los Kafires

En aquélla ocasión, la aduana de la República Islámica de Pakistán nos requisó nuestras pocas botellas de vino y whisky. De esto hace algunos años, pero ya apuntaban maneras. Por ello, cuando llevas más de un mes subiendo y bajando montañas y mascando el polvo en algunas de las rutas más remotas de la Tierra tu gaznate y tus sentidos agradecen un poco de vino rancio, no había duda, habíamos llegado al país de los Kafires, al Kafiristán, la “tierra de los infieles”. Un enigma para antropólogos e historiadores, los Kafires han permanecido durante siglos aislados en estas montañas.

No son unas montañas cualquiera, aquí se mezclan el Hindu Kush, el Pamir y el Karakorum. Esparcidos por angostos valles, varias comunidades preservan una raza de hombres y mujeres esbeltos, muchos rubios y de ojos azules.

Antiguas leyendas aseguran que los Kafires descienden de una legión de los ejércitos de Alejandro Magno perdida en una de sus expediciones. Adoran a Iskander (Alejandro) el gran guerrero que vino de occidente, practican una religión tradicional donde perviven elementos de la mitología griega. No se han mezclado con sus vecinos musulmanes y las mujeres son independientes a la vez que se visten con vistosos trajes de vivos colores. Llegaron a resistir todas las invasiones, incluidas la expansión del Islam durante el siglo VIII.

Alventus Viaje al País de los Kafires

Por ello, nos sentíamos a gusto en la perdida aldea de Bumburet, rodados de niños juguetones, viejos curtidos por el sol, mujeres curiosas y hombres recios que nos ofrecían vino de cepas cuidadas por ellos desde hace siglos. Un momento para el respiro después de la “presión” a que estás sometido cuando haces un viaje por las montañas del rígido Pakistán.

Días más tarde, lejos ya de mi querido “País de los Kafires” un policía pakistaní me volvió a requisar una botella de vino turbio que me había regalado mi amigo Amir. Ni yo tengo remedio ni los pakistaníes tampoco, pensé contrariado ante la cara chulesca y grosera del esbirro policía confiscador.

El esbirro sonreía ampliamente mientras el zumo de uva se desparramaba. En aquella época no era fácil llegar al País de los Kafires. Hoy es prácticamente imposible. Los Kafires están viviendo terribles momentos que están poniendo en peligro su propia existencia. Las hordas de “talibanes” y la poca comprensión de las autoridades del Pakistán machacan con saña a unos hombres y mujeres que fueron libres.

Montañas del Hindu Kush. País de los Kafires. (Pakistán) Octubre de 1990.
Texto y fotos © *: Faustino Rodríguez Quintanilla
(*excepto la foto de la pareja de mujeres que proviene de un banco de imágenes)

23 jun

MONTAÑAS DE LA MADONIA, LA OLVIDADA SICILIA RURAL

Hace algo de fresco en este final de Junio cuando ponemos rumbo a la Madonia, el paisaje se muestra sublime, los tostados campos de cereales contrastan con los verdes de los sotos mientras en el horizonte poderosas nubes tormentosas realzan la belleza. 

alventus viaje sicilia

Madonia es una región del interior de Sicilia, desconocido y profundo. Sus montañas nos revelan grandes sorpresas en forma de bosques de hayas y de abetos nebrodensis, una especie parecida a nuestro “pinsapo”. En sus escondidos valles, un reguero de pueblos medievales parecen vivir apartados de todo. Curiosos y medievales nombres como Gangi, Petralia Sottana, Petralia Soprana, Castelbuono, Castellana…, muchos de origen español.

Señal de teléfono en Sicilia

La gente nos mira extrañada, sobre todos los abuelos que ven caer la tarde en la plaza de los pueblos. Parece que sienten cierto alivio al saber que somos españoles y entonces entablan conversación. Nunca se sabe, en estos pueblos, que puede querer la “visita”, quién es o que “busca”.

Las últimas luces del día nos despiden cuando llegamos a Nicosia. Encontramos alojamiento en un convento situado en la plaza del pueblo. Un “curita” con cara de indio sudamericano, probablemente lo es, llama al “Secretario”. El “Secretario” responde a la típica “rata de sacristía” y está extrañado de que le pidamos alojamiento. No sabemos por qué, ¡está anunciado! y, además, nos lo ha recomendado el policía del pueblo. La “rata” nos cobra 25 Euros a cada uno y se guarda rápido el dinero en el bolsillo, sin recibo. Más tarde, en la plaza del pueblo, unos jóvenes cantan el “Rock” de la Madre Teresa de Calcuta ante una foto gigante de la santa. 

Mientras, nosotros tomamos una excelente pizza “fruto di mare”. El simpático camarero, un jovencillo de apenas 18 años nos confiesa que ha estado recientemente en Barcelona con su familia y que le encanta España. – Allí descubrí que mi novia estaba embarazada!! Le deseamos mucha suerte.

Carretera en Sicilia

Unos días más tarde nuestro periplo está terminando cuando llegamos al aeropuerto de Palermo. Me acuerdo de esos paisajes de la Madonia y de sus escenas de la vida diaria. Los jueces Giovani Falcone y Piero Borsellino dan nombre a la nueva terminal. Unos héroes asesinados por la Mafia en 1992. Esa “Sociedad” feudal que ancla sus raíces históricas en los pueblos de donde acabamos de llegar.

Sicilia. Junio de 2005.

Texto y fotos © FAUSTINO RODRIGUEZ QUINTANILLA

 

2 jun

MARAMURES, EUROPA DETENIDA

Piiiiiiiiii, piiiiii, el silbato del tren, que nos alerta del comienzo de la marcha, me transporta de repente a otra época, al igual que los olores que resume la vieja estación de Viseu de Sus, olores a carbonilla, a humazos, a traviesas embadurnadas de brea, olores a muebles viejos, a humedades relictas…

Tren en Maramures

El aire vuela algo fresco pero hace un poco de calor en este final de verano, cuando vagabundeamos por este apartado lugar de la vieja piel de Europa, la región de Maramures, un trozo de territorio rumano entre Transilvania, Hungría y Ucrania. Una muralla de montañas aisló Maramures de las principales vía de comunicación.

Un lugar de colinas con pueblecitos rebosantes de historia y costumbres ancestrales. Casas de madera tallada, iglesias medievales, vida detenida en pueblos y ciudades, naturaleza desbordante y hasta un pequeño tren de vapor que se adentra en las montañas…

Hemos llegado aquí en busca de nuevas rutas para incluir en la programación de ALVENTUS&AÑOSLUZ y estoy sorprendido de encontrar esta “Europa detenida”. Me gusta y me relaja. Varios días estuvimos “explorando” sus más perdidos caminos y más me llevó a la convicción de que nuestro Viejo Continente aún tiene muchas sorpresas que ofrecernos.

Uno de los días, la tarde caía plácidamente sobre la aldea de Bolicoel. Bonitas nubes colgaban del cielo mientras paseábamos por las calles sin asfaltar, casas de madera, pequeños huertos, iglesias perdidas en un mundo tan aparte que hasta el realismo comunista de Ceauscescu los olvidó, afortunadamente los olvidó.

La gente, muy amable, nos miraba y se mostraban afables. No hay muchas cosas para entretenerse por aquí y esta tarde nosotros éramos la distracción. Lucian, nuestro fiel chófer y traductor rumano se encarga de traducir. – Señora hace calor esta tarde – le pregunto a una viejecilla de ojos vivarachos y tez muy blanca. – Sí, me afirma con una amplia sonrisa, pero puede usted ponerse a la sombra, si quiere!

 

Maramures. Rumanía. Septiembre 2011.
Texto y fotos © Faustino Rodriguez Quintanilla

 

11 may

CONCURSO FOTOGRÁFICO COLORES DEL SÁHARA 2015

Nuestros pequeños concursos de fotografía avalan el resultado del talento de nuestros clientes tras asistir a los viajes fotográficos que realizamos a lo largo del año. En esta ocasión le toca turno a nuestro viaje de Semana Santa en Marruecos. “Los Colores del Sáhara” es un viaje salpicado de kilómetros y variedad de paisajes por un Marruecos profundo y diferente. La zona baja del Atlas y el anti Atlas, dominado por el Jbel Sagro, algunos palmerales, verdaderos oasis de la cultura y del paisaje y como colofón una travesía por los arenales del Erg Chebi, la parte que Marruecos otorga al Sahara. en resumen: colorido, variedad para la retina y la cámara y una experiencia inolvidable para nuestros clientes.

Este año el nivel ha sido elevado y la decisión ha estado más complicada. No podemos sino felicitar a todos y cada uno de los participantes por la calidad de sus imágenes. A continuación podéis ver el fallo completo del concurso:

Ganadores:

Pedro Fernández PRIMER PREMIO

Finalistas:

Aurora Díaz FINALISTA

Conchi Puerta FINALISTA

Como siempre os invitamos a que veáis el resto de fotografías presentadas haciendo clic aquí.

Nuestros ganadores son Pedro Fernández (Primer Premio) y Alex Garai (Segundo Premio). Enhorabuena a ambos y esperamos que disfruten de su premio: un vale descuento de 100€ y 70€ respectivamente para utilizar en su próximo viaje fotográfico con nosotros.

Consulta los próximos viajes FOTOGRÁFICOS diseñados por nuestro fotógrafo de bandera David Munilla. 20 años como Foto reportero, uno de los primeros profesionales en la fotografía de montaña y paisajes de España y profesor de Ciencias de la Comunicación audiovisual.

23 abr

LUCES DE LA TARDE SOBRE EL RIO PARANA

Alventus Viajes - Una forma diferente de viajar

Quijarro es la “no man land”, “the absolut the end”, como dirían algunos británicos, para señalar irónicamente, “el final de todo”.Una ciudad a la deriva en la frontera de Bolivia con Brasil, un lugar remoto, lejos de cualquier sitio, un lugar para no caerse ni muerto anoto en mi diario. Varias calles sucias y mal organizadas se extienden junto a unas lagunas y canales tributarios del río Paraná. Aparte de servir de frontera con Brasil y de tener un “Alto comando de la Armada Boliviana” –una Armada sin mar- aquí no hay nada más. El paisaje de los alrededores ha sido maltratado con saña, incendios, basuras, talas abusivas, sequías.. Al medio día el sol cae a plomo sobre la ciudad fantasmal y acrecienta la sensación de abandono. Los pocos negocios crecen sin orden alrededor de las cuadras. Afortunadamente, el hotel Bibosi, en donde nos encontramos, es un pequeño oasis donde resistir. Pero bueno hay algo más, aquí llega el Expreso de la Ferroviaria Oriental, en donde hemos viajado más de veinte horas. Nos hemos acercado a la frontera con Brasil, a un kilometro del centro del pueblo y hemos comprobado que está cerrada, es domingo y la frontera ha cerrado hasta mañana. Así que nos refugiamos del sol en el hotel. El río Paraná está cerca y no me resisto a conocerlo. A duras penas nos informamos sobre el lugar y en un taxi nos vamos al pequeño puerto militar de Tamarinero. Por fin nuestro espíritu y nuestros sentidos se relajan y entran en armonía con el paisaje que nos rodea. Varios grandes brazos de río y grandes canales tributarios del río Paraná forman una imagen bucólica y exquisita del Pantanal de Mato Groso. Miles de aves graznan y chillan cruzando constantemente los cielos azules de la tarde, algunas garzas reales pescan alegres en las orillas, y unos simpáticos charranes cortan el aire mientras unos chuchos sarnosos nos dan por el culo, como en casi toda Bolivia. Pasamos de ellos y seguimos disfrutando del paisaje sublime, la única concesión a la felicidad después de un tórrido día de investigaciones fronterizas, sorteando a pillos y a malandrines de toda ralea. La música melosa y estridente de un bar militar cercano no le quita encanto al sol poniente. Unos vaqueros se lanzan a cruzar el río, las vacas llevan el agua al cuello y a los caballos por el lomo formando una imagen hermosa del Pantanal. El cielo se torna rojizo y después turquesa y azulado antes de que la noche llegue un día más al río, con ella llegan millones de mosquitos para recordarte que aquí los paraísos no existen.


PUERTO QUIJARRO, BOLIVIA. OCTUBRE DE 2012
Faustino Rodriguez Quintanilla (C) texto y fotos.

24 feb

CUADERNOS DE VIAJE: ETIOPÍA

El cuaderno de viaje vivió su esplendor en la época de las grandes expediciones científicas y arqueológicas durante los siglos XVIII y XIX. Estos cuadernistas utilizaban sus dibujos y anotaciones para documentar los descubrimientos realizaban.

Actualmente el enfoque que se le da al cuaderno de viaje ha cambiado y se entiende como algo más personal, una forma de expresión que pretende plasmar en un cuaderno las experiencias y sensaciones vividas en un lugar que se visita durante un periodo de tiempo determinado.

Hoy os traigo algunas páginas del cuaderno de viaje que realicé durante mi pasada estancia en Etiopía, en Octubre y Noviembre de 2014. Espero que os resulten interesantes y que os animen a realizar vuestro propio cuaderno la próxima vez que viajéis.

19 dic

VARIAS IMÁGENES, UNA HISTORIA. KARAKORUM HIGHWAY.

ALTO HUNZA, BALTISTAN. NORTE DE PAKISTAN.

A lo largo de 1.260 kms. una carretera inverosímil remonta el valle del río Indo atravesando la cordillera más alta de la Tierra y accede a la remota meseta del Pamir. Su construcción se considera una de las obras más audaces de la ingeniería, un itinerario “imposible” entre Islamabad y el extremo occidental de China. Su apertura exigió veinte años de trabajo descomunal y el dramático saldo de un trabajador muerto por cada kilometro construido.

KARAKORUM_5

Habíamos partido desde la capital de Pakistán en un viaje que nos iba a llevar a recorrer toda la carretera y algunos de sus valles tributarios para, después, por el estratégico “Paso del Kunjherab”, a 5.200 metros del altura, acceder al Pamir. Además de la carretera, el principal atractivo es el recorrido, los lugares que íbamos a atravesar, verdaderos hasta hace relativamente poco tiempo, espacios en blanco en los mapas de la zona. 

Aquel fue un viaje impresionante en todos los sentidos: la majestuosidad inabarcable del río Indo, río que da nombre a todo un continente, a veces de fluir pausado y en muchas ocasiones de corriente loca y tumultuosa, atravesando profundos y oscuros barrancos. Las imágenes descomunales de los grandes colosos del Karakorum, el Nanga Parbat, de más de ocho mil metros, el Rakaposhi, una cima de hielo moldeado por el viento. Relajantes oasis de montaña, villorrios perdidos, fortalezas medievales…, la vida en la carretera; caravanas de camellos, de mulas y burros, de viejos camiones vociferantes… que transportan mercancías.

KARAKORUM_4

Mercaderes de otra época descansando en los “charpoys” de cáñamo bajo destartalados tenderetes o sorbiendo té, los humeantes samovares o las humaredas de las parrillas donde se asa la carne de cordero, las moscas revoloteando por todos los rincones de las “chaikanas”, las tradicionales “casas de té” que dan de comer y de beber a cientos de viajeros…

KARAKORUM_7De algunos de los valles surgen poderosos torreones que defendieron hasta hace poco reinos independientes como el Baltistán. Pueblos todavía guerreros e indómitos, encuentros con pistoleros y nómadas que, desde siempre desdeñaron a todas las potencias dominantes. Las tropas colonialistas británicas se cuidaron mucho de adentrarse en estos territorios donde en cada valle gobernaba un rey o una tribu diferente. Aquí el Imperio británico y sus estrategas fijaron lo que se conoció como “Big Game”, la última “gran partida” imperialista. Hoy, cien años después el imperio heredero de nuevo se ha estrellado en la zona y envía aviones no tripulados a masacrar las aldeas perdidas del Hindu Kush y del Kararorum.

• La mirada penetrante de un obrero de “mantenimiento” te desarma por completo. 

• En muchas ocasiones la carretera se convertía en una pista de lodo y piedras…, donde coches, camiones y furgonetas se quedaban anclados…, entonces, la labor de ayuda solidaria de todos los viajeros hacia posible proseguir la ruta.

• El joven y su fusil. Un “Far West” en este lejano oriente. La “protección” del Estado no llega a muchos rincones de la ruta y el espíritu defensivo y guerrero de estos reinos hacen que mucha gente vaya armada por los caminos.

• Los olores de una entrañable panadería, el ambiente de una “chaikana” llena de mercaderes y de moscas, los niños de una escuela perdida o el indomable curso del río Indo a través de las montañas… Son algunas de las imágenes que reflejan diferentes instantes de la vida en la carretera tal como yo lo vi durante aquel periplo apasionante a través de las “entrañas de la Tierra”.

Pakistán. Septiembre, Octubre 1990.
FAUSTINO RODRIGUEZ QUINTANILLA © Texto y fotos.

11 nov

CONCURSO FOTO DOLOMITAS

Concurso Foto Dolomitas

Como en pasadas ediciones, tras el viaje FOTO DOLOMITAS, hemos realizado un concurso para premiar las mejores imágenes que pudieron captar los clientes en el transcurso de esta extraordinaria experiencia que aúna el senderismo y la fotografía de paisaje y montaña.

Y tras una difícil elección ¡ya tenemos a los ganadoras! Son Beatriz Cuesta, con el primer premio y Anna Peñarroya, finalista. Ambas podrán disfrutar de un bono descuento de 100 y 70 € respectivamente en nuestros próximos viajes de producción propia.

¡Enhorabuena a las dos y gracias a todos los participantes!

Beatriz Cuesta_primer premio

Segundo premio concurso Foto Dolomitas

Como siempre os invitamos a que veáis el resto de fotografías presentadas haciendo click aquí

10 oct

TEPUYES DE VENEZUELA

VIAJE A LA EDAD DE PIEDRA.

“A decir verdad y pensándolo bien, su destino no era en realidad la Guayana venezolana, su auténtico destino era el país de las fantasías y de los sueños: ese lejano e inconcreto país al que todo ser humano aspira a llegar algún día.” Alberto Vázquez Figueroa. “ICARO”

TEPUYES DE VENEZUELA

Los Tepuyes, “Cerro” en el idioma pemón, son montañas muy antiguas y a la vez raras en su género. Muchos Tepuyes, como el Roraima, son formaciones que se encontraban unidas cuando África y Suramérica formaban juntas un solo continente llamado Gondwana. Hacia allí nos fuimos. El aire vuela templado y el sol pega recio cuando comenzamos nuestra caminata. Vamos atravesando terreno de sabana, un bucólico paisaje de yerbas altas salpicado de bosquetes selváticos. Como telón de fondo tenemos los impresionantes Tepuyes Kukenan y Roraima, que se alzan enigmáticos sobre las selvas. Varios días de marcha nos van a hacer falta para ascender la cima de esta montaña soñada, el Roraima. Los textos que siguen están sacados de mi diario de viaje y pertenecen a la fase final de aquella aventura.

TEPUYES DE VENEZUELA

“Llegamos al lugar conocido como “Paso de las lágrimas”, hasta aquí y desde la colosal altura del Tepuy se descuelga un impresionante salto de agua. Arrullados por el rumor de la cascada descansamos un buen rato. Al poco llega Roberto. Roberto es una de las pocas personas que aún siendo porteador no es un indio Pemón. Roberto tiene siempre colgada una sonrisa en su cara y habla mucho con nosotros. Tiene una amplia cultura, un excelente dominio del castellano y un hablar melodioso, se podría decir, que como muchos venezolanos, “hablaba bonito”. Roberto es la primera vez que trabaja como porteador y ayer estaba casi derrotado, con calambres en las piernas. -¿Qué tal Robert, cómo vas hoy? –Mejor, compadre! ahora el que va mal es el “indiecito”, viene más abajo y hoy el “indiecito” viene “mamado”.- me dice, dibujando una amplia cara de satisfacción.

Tras el “Paso de las lágrimas” comenzamos a escalar directamente la llamada “Rampa”. Por fin, alcanzamos la cima del Tepuy. El paisaje que se abre ante nosotros es sumamente raro, misterioso, extraño. Una amplia meseta, una plataforma de 30 km2, levita sobre selvas y sabanas defendida por todos lados por tajos verticales de más de mil metros!! Vamos descubriendo pequeños ríos, laguitos, rocas de mil formas, curiosas plantas, piedras preciosas, laberintos pétreos en donde es fácil perderse. Se tiene la sensación de estar en otro Planeta y en cierto modo casi es así. El Tepuy es una “isla” que emerge sobre mares de sabana y jungla virgen interminables. Estos territorios fueron siempre poco explorados lo que llevó a que estuvieran rodeados de una aureola de misterios y enigmas. Escritores como A. Conan Doyle fantasearon con estos paisajes y, en concreto, llevó a éste a escribir su “best seller”: “El Mundo Perdido”.

TEPUYES DE VENEZUELA_22

Casi sin darnos cuenta hemos llegado a lo que los nativos llaman “el hotel”. El “hotel” no es otra cosa que una cavidad en forma de abrigo en donde instalamos nuestro campamento, un lugar a salvo de los feroces vientos y constantes aguaceros que de cuando en cuando barren la cima de nuestra montaña.

La mañana siguiente la empleamos en explorar los alrededores llegando a uno de los extremos del Tepuy Roraima. Las nubes juegan con las montañas y muy abajo, a más de mil metros de caída vertical, se abren las profundas y misteriosas junglas de la Guayana, cientos de kilómetros cuadrados de vacío absoluto; no hay carreteras, no hay caminos, sólo ríos y un mundo de perfidia vegetal. Al otro lado, Brasil y más selvas. Pero, ¡qué mundos más diferentes!, éste de la cima del Tepuy y el otro a más de mil metros más abajo, un universo de aguas musculosas, árboles gigantes como titanes, lagos furtivos, ciénagas pantanosas, jaguares y anacondas admirables, selvas y más selvas que guardan criaturas extraordinarias y demonios travestidos de insectos.

Absorto en mis pensamientos no me he dado cuenta de que Rogelio, nuestro Guía, ha sacado un termo de café. Disfrutar aquí de un rico café de Venezuela no tiene precio. Al poco seguimos nuestro deambular, vamos descubriendo arroyos que vierten sus aguas sobre los abismos, pequeños lagos sobre plataformas de cuarzo que parecen diamantes, mínimas plantas que al juntarse sobre las rocas te dan la sensación de moverte sobre un “jardín zen”.

TEPUYES DE VENEZUELA_21

No dejo de estremecerme cuando recuerdo que el nombre de Roraima significa en Pemón “el lugar Padre de todas las aguas” y que ríos que nacen en esta meseta negra van a parar a los grandes ríos Orinoco y Amazonas. Almorzamos arroz con chorizo brasilero y vegetales y el resto de la tarde nos tumbamos como lagartos aprovechando las piedras calentitas. A la vez, el tibio sol me aletarga y embriaga y de pronto tengo la sensación de estar sobre la cubierta de un gran barco a la deriva, una deriva mágica y errante sobre selvas y sabanas.

Tras la noche, dos cafés me devuelven a la vida y al poco emprendemos la bajada, una bajada rápida por la “Rampa”. Voy dejando atrás el mundo del Tepuy, sus extrañas y convulsas piedras, sus preciosas y enigmáticas plantas, sus brillantes minerales, sus pequeños ríos y lagos, sus “jardines zen”, sus nubes y sus vientos…, voy dejando atrás, quizás para siempre, un mundo hecho de roca y silencio”.

Tepuy Roraima. Departamento de Santa Elena de Guayren. Venezuela. Octubre 2007.
Faustino Rodríguez Quintanilla © Texto y fotos.

12 sep

CONCURSO FOTO ALPES

CONCURSO FOTO ALPES 2014 VIAJES ALVENTUS

Como en pasadas ediciones, tras el viaje FOTO ALPES, hemos realizado un concurso para premiar las mejores imágenes que pudieron captar los clientes en el transcurso de esta extraordinaria experiencia que aúna el senderismo y la fotografía de paisaje y montaña.

Y tras una difícil elección ¡ya tenemos a los ganadores! Estos son, Felix Martínez, con el primer premio y Ana Esteban, finalista. Ambos podrán disfrutar de un bono descuento de 100 y 70 € respectivamente en nuestros próximos viajes de producción propia.

¡Enhorabuena a los dos y gracias a todos los participantes!

Felix-Martinez_GANADOR CONCURSO FOTO ALPES 2014

 

Ana-Esteban-Infantes_FINALISTA FOTO ALPES 2014

Os invitamos a que veáis el resto de fotografías presentadas haciendo click aquí.

Aprovechamos también para deciros que ya tenemos en marcha el siguiente concurso tras la vuelta de FOTO DOLOMITAS, así que estad atentos que próximamente podréis conocer el fallo del jurado.